Los dineros...

22 Agosto 2005. Diario de un tipo.

“Hoy me ha salido una erupción en los dedos. He acudido al médico y su diagnóstico ha sido el siguiente”:

· “Usted tiene… alergia al DINERO.”

· “¿Como alergia al dinero?” - le he dicho. “¡A mi me encanta el dinero!”

·” Pues será como usted diga, pero a partir de ahora no lo va a poder tocar... Su cuerpo, su dermis concretamente, lo rechazará sin remedio y usted verá esta erupción empeorar irremediablemente.”

Así que el tipo, marchó muy sorprendido pensando en aquella enfermedad suya tan rara... Entonces levantó la mirada y… ahí estaba: ¡la medicina a su problema… el remedio a todos sus males! Entró directo en aquel banco a sacarse una tarjeta de crédito. De esta manera podría seguir adquiriendo cosas pero sin tener que tocar el dinero para pagarlas.

Bien, había un inconveniente "di niente" en todo eso, y era que, a partir de entonces, se le iban a terminar los cafés, las cañas en el bar de la esquina, ni enviar cartas por correo, ni hacer toda esa serie de cosas que se hacen cuando compras cosas que no se pueden pagar con tarjeta. Nada de comprar sellos, ni coger el metro, ni volver a dar propinas… pero bueno, podría seguir comprando muchas otras cosas... Y así lo hizo. Sus hábitos cambiaron en un breve periodo de tiempo y hasta el grupo de tiendas donde normalmente compraba se modificó, pasando a ser sus proveedoras habituales, sólo tiendas con VISA , TRAVEL Check o WESTERN Union, y así fue llevando una vida normal. Y fueron pasando los días… y los meses… y él sin tocar el papel moneda.

Una mañana se levantó más temprano que otras veces debido a un picor intenso que empezaba a sentir por todo su cuerpo. En pocos minutos, la superficie de su piel era un nido de granos y forúnculos color rojo fosforescente . Así que se vistió como pudo y salió en busca del médico.

· “Me puede explicar que clase de broma picante es esta? -entró increpando al batablanca.

· Que es lo que sucede? -dijo batablanca.

Le explicó con pelos y señales de humo todos los detalles de su mal. De cómo había logrado frenarlo adquiriendo una VISA ORO y de cómo había mantenido las riendas de su enfermedad hasta aquel maldito día. Ahora su cuerpo lucía como un mapa físico desde los pies a las orejas y aquella tortura lo estaba matando. - “¡Ayúdeme doctor!”

El médico se apresuró en hacer todo tipo de chequeos y análisis, pruebas y más pruebas... su diagnóstico fue irrefutable:

· “Lamento comunicarle", - le dijo sin mirarlo a los ojos, "que ya no es tan solo su piel, sino todo su cuerpo, sus vísceras, sus entrañas y lo más importante… su mente.” Y esperó unos segundos hasta continuar: “se ha contagiado de una “peste” malévola, que aun no tenemos muy bien clasificada, pero que estamos estudiando. A partir de ahora, ya no tan solo no podrá tocar los billetes, y las monedas, sino que no podrá oir hablar de dinero, ni verlo, ni podrá pensar su nombre, ni su precio, ni podrá comprar u obtener algo que tenga a ver con éste objeto Y ahora ya no pronunciaré más el susodicho material, porque no quiero empeorar su situación. No quiero que piense en él, no lo haga o su estado empeorará repentinamente Le prohíbo terminantemente recordar aquella emoción que se siente al cobrar la paga doble, o al ganar una noche en el casino, o al ver tantos ceros en su cuenta. Se le terminó especular, trapichear o manipular con dinero (ups! Perdón!) Sino consigue hacer esto… lamento comunicarle que su cuerpo se irá paralizando progresivamente. Primero le abandonará el movimiento de sus piernas, después el de sus brazos y sus manos, dejará de andar y de utilizar cosas. La desaparición del habla será dos días más tarde, seguidamente la del oído y perderá usted cualquier tipo de sentido y sensibilidad. Su riego sanguíneo se tornará débil, su respiración casi nula y poco a poco, su cerebro dejará de recibir impulsos y los batidos de su corazón… DESAPARECERAN!”.

Aquel último “RAN!” le sentó como un zarpazo muy profundo. Y con cara de terror balbuceó el tipo :

· “Y… y que va a ser de mi?”…………

· “De usted depende.” Concluyó el médico.

---------------- ------------------- --------------------- ---------------------

Ahora, elije tu mismo, un final para esta historieta…:

El paciente….

A/ Cogerá el bisturí del doctor y se cortará la yugular de un extremo al otro.

B/ Se embarcará como polizonte en un carguero rumbo a la selva amazónica y se alimentará de insectos y raices el resto de su vida.

C/ Se hará astronauta para así poder embarcarse en una misión espacial que le permeterá cambiar de planeta, pero como no querrá cobrar por ello, le despediran de la operación por raro y por lunático. Enloquecerá y acabará encerrado de por vida en un frenopático.

D/ Se encerrará en una cápsula hermética y se lanzará al fondo del mar en un acto desesperado, aunque sin quererlo, caerá encima del cofre del tesoro de barba azul, impactando directamente sobre él , bañándose entero en monedas de oro y muriendo en el acto.

E/ Inventará la máquina del tiempo y volverá atrás de 60 millones de años, eligiendo peró para su llegada, el dia de la extinción de los dinosaurios…

F/ Desaparecerá del mapa y nadie lo volverá a ver jamás. Para saber más acerca de este caso, dirigirse a : http://www.monpracem.net/capitano.htm

G/ Para salvar el pellejo la única opción que le queda es….

(EeEh!!!....ésta piénsala tu!).

 

 

 

Escrito por Marta Torres