Els grans (cat./cast.)

Estic veient un programa en el que els grans s’al·lucinen de les coses que fan els petits, es a dir, del que han fet ells uns anys ençà: "Que monoooos, mira com canta, mira quina naturalitat, mira com caaaau, ai.... el mon dels nens!!!

Per cert, em ve al cap la historia que va escriure fa uns anys un amic meu…:

“Mi madre se ha vuelto loca…. Se ha apuntado a una escuela donde le enseñan a educar a sus hijos. Hoy se han presentado a casa un grupo de 4 personas de esa escuela, vestidas muy elegantemente y cargados de un montón de papeles. Este grupo han empezado a hablar a mis padres así:

"-¿Que es lo más importante para los niños?:¡ los juegos ! Ahora ustedes van a intentar colaborar en los juegos de sus hijos, interactuar con ellos. Les vamos a dar unas pautas escritas en esta cartulina y tendrán que poner en marcha el juego que se les propone."

Mis padres se miraban un poco incrédulos, pero entonces mi madre ha empezado a sollozar, explicando a esa gente lo nerviosa que estaba últimamente con sus tres hijos y que ya no podia sobrellevar la tarea de levantar, vestir y llevar a tres hijos al colegio, “¡no puedo más!” - les decia nerviosa. Los señores han esperado a que mi madre acabara la frase para cogerla de la mano y acercarla hasta el brazo de mi hermano Tom, después hacia mi mano:

- "Ahora tiene que jugar... vamos... usted puede hacerlo señora",- le decían a mi madre, "-intente demostrar que se divierte, dígales que son un niños muy buenos...".

Entonces va mi madre, me mira y empieza a repetir :

"-Me estoy divirtiendo mucho, jugando contigo, guapooo, juguemos, va..." - mientras miraba a los hombres con cara de pedir aprovación....

Se ha salvado de que aun no sepa hablar porque sino le hubiera dado una buena sacudida diciendo: "- Mamaaaaaa, ¿que te pasa?? ¡Háblame normal, eooooo, que soy yo, tu hijo!!!"

Pero ella parecia no entender ninguno de mis mensajes. Como he visto que la cosa iba en serio y se ponia interesante, he querido seguirle un poco el rollito a mis padres, y entonces he cojido a mis dos hermanos y nos hemos puesto a jugar como locos… todos estábamos muy contentos, sobretodo aquellos estraños hombres, que se frotaban las manos con insistencia. Después de mirar el reloj, uno de ellos ha dicho que ahora basta de juegos y que ibamos a hacer una simulación de cena familiar. Nos han llevado a todos a la cocina. Allí estaba, como por arte de magia, una mesa completamente arreglada y repleta de comida. Nos hemos sentado dispuestos a gozar de un buen manjar. Mi madre me ha sentado en la trona mientras me colocaba dos cojines bajo el trasero. Entonces, justo cuando hincaba mi diente sobre un apetitoso muslo de pollo, los señores han empezado otra vez:

"- Bien señores, ahora van a intentar tener una comida comunicativa, afable, hablen de cualquier tema, o mejor aun, hablen de los planes para el fin de semana que van a pasar todos juntos en la montaña…"

Yo estaba flipando, sobretodo cuando mi madre nos ha mirado a los tres y ha empezado a pegarnos un rollo sobre las cosas que nos ibamos a llevar a la casita del fin de semana y de cómo nos ibamos a divertir. Mi padre la ha mirado de un modo estraño. "¡Estoy salvado!" - he pensado. Entonces mi padre la ha cogido por la mano y con una especie de paréntesis facial le ha dicho:

"- No sé, cariño, si podreeemos irnos este fin de semana. Recuerda que aun no he cobrado la paaaaaagaaaaaa….", mirando de reojo a los encorbatados.

Entonces han empezado a pelear, como siempre, sobre si él era tonto por no haber reclamado al jefe la dichosa paga o sobre si ella siempre planificaba todo sin consultarlo con él. En el punto mejor de esa incoherente discusión, el señor más gordito ha salido de detrás de la columna y ha dicho:

"- ¿Ustedes quieren empezar a ser padres?? ¿Ustedes quieren aprender a educar a sus hijos??? Entonces..." - ha seguido, después de glopear la mesa con su puño…
" ¡Hagan el favor de no discutir delante de sus hijos!, ¿ustedes que se han creido? No estamos aquí para perder el tiempo. Nos han contratado, y no por bajo honorario, a mí y a mi equipo para que en una semana les creemos una familia mejor, para que les solucionemos los problemas con sus hijos. Entonces, ¡hagan el favor de hacer lo que les estamos indicando!"

Yo no me lo podia creer, entonces, mi hermano mayor, Luis, tiene 6, ha empezado a llorar como un loco, yo del susto he lanzado la pata de pollo hacia arriba y ha ido a caer encima del sombrero del hombre aquel. Mi madre ha saltado encima de mi hermano para consolarlo, pero el otro señor antipático la ha frenado en seco, diciéndole:

"- No señora, no ha captado el mensaje. Usted debe esperar a que le digamos qué y cuando tiene que hacer las cosas, pero sobretodo como, así que siéntese otra vez en su silla y escúcheme bien: ¡Su hijo, se ha portado muy pero que muy mal! ¿Que es eso de llorar en la mesa? ¡Y sin alguna razón!!! ¡Usted debe castigarle inmediatamente a su habitación, el castigo es un buen ayudante!"

Mi madre, lo ha pensado un momento, después se ha levantado y ha cogido a mi hermano por el cuello, empujándole hacia su habitación. Lo ha tirado por el suelo y cerrando de un portazo le ha dicho :

"- ¡No saldrás de aquí hasta que yo te lo diga!". Uno de los señores a movido la cabeza con cara de aprovación.

Más tarde, le han dicho a mi padre que se llevara a Luis (el que estaba castigado) y a Tom, el mediano, de tres años, a dar una vuelta, no sin antes dejarme en mi cuna, al lado de mi madre. Cuando mi padre ha salido, le han preparado una infusión a mi madre, y dos de los hombres (los otros habian abandonado ya la habitación) se han sentado cada uno a un lado suyo. Le han dicho: "- Señora, nosotros entendemos perfectamente lo que le pasa a usted… y no debe preocuparse…"

Mi madre ha explotado a llorar, y yo también…. Ella les ha empezado a contar que no podia más, que estaba harta y que cómo cambiaria ahora mismo de vida, si pudiera. Que sus hijos la llevaban loca, que no eran hijos, que eran monstruos, y que ahora ya no tenia tiempo para ella… Decia todo eso sin ni siquiera parar un segundo para mirarme, como si yo no estuviera ahí, como si no existiera. Yo me he quedado muy mal, pero no he llorado más.

" - Menos mal que no están aquí mis hermanos", - he pensado…

Les ha dicho una cosa que ni siquiera yo sabia (y eso que soy el que más horas pasa con ella de la familia), ha dicho que desde hacia algun tiempo se estaba tomando unas pastillitas, que no eran nada, porque eran dosis muy bajas, pero que parecia que algo la ayudaban y que habia empezado a aumentar un poquito la dosis, y que ahora estaba ya tomando tres al dia, y de cómo lo queria dejar y no podia.

Los hombres la han cogido por el hombro, y bajando la capeza han dicho:

"- No se preocupe señora, nosotros estamos aquí para ayudarle, nosotros le haremos dejar esas pastillas, quizás no sea usted el problema, el problema…. ¡El problema son sus hijos! Sobretodo el mayor, mire, lo hemos estado observando, tenemos varios tests realizados durante la jornada de hoy, y debemos decirle que, lo sentimos pero, usted, tiene un hijo…. hipermovido! un peligro...!"

Mi madre ha cambiado cara:

"- ¿Que me está diciendo?

"- Le estoy diciendo que su hijo no es normal, y tiene un grave problema"- ha respondido el tipo

"- ¿Pero cual?" - ha preguntado mi madre.

"- Su hijo mayor, Luis.... veamos.... ¿cuantos años dice que tiene… 6, no? Ya, ya… muy interesante, está justo en la edad crítica... Pero ahora, basta por hoy. Mañana volveremos a hablar y le daremos más datos. "

En un momento se han despedido y se han ido. Cuando ha llegado mi padre con Luis y Tom nos han dado algo de cenar rápido y mamá me ha metido en la cuna, junto a mis hermanos. Menos mal que dormimos los tres en la misma habitación, porque yo estaba muy asustado. Mi hermano no me lo ha dicho, pero yo creo que él tambien estaba escuchando cuando mi madre le decía a mi padre: "- ¡El niño está enfermo... debemos hacer algo!"

Después, lo he oido que lloraba…

 

-----------:------------ Continua la historia…. (años más tarde...)

He encontrado estos papeles por un cajón… vaya flippppe! Resulta que los escribí cuando tenia menos de un año, vaya tela!, y eso no me lo habian dicho nunca mis padres, que yo era superdotado! … pues bueno, que sigo aquí, y ya que estoy aquí, pues voy a dejar una notilla de saludo en estos papelillos, como mola!… pues eso, que ya tengo 14 años, pienso igual que cuando tenia meses cuando escribí eso de ahí arriba, y bueno, por aquí entorno todo continua igual, o casi … Mis padres dejaron el curso para educar a sus hijos ya que estuvieron muy ocupados llevando a mi hermano mayor al psiquiatra, que es un médico, pero de locos, y a partir de ahí empezó a comportarse muy raro y a tomar dos pastillas al dia, una por la mañana y otra por la noche, y dejó de hablarme y solo queria pelear conmigo, bueno, con todos, y se fue cerrando en si mismo, después quiso una habitación solo, luego quiso una moto para él solo y como no se la compraron porque no queria estudiar se puso a trabajar en una fábrica, pero luego se le sumó la presión de nuestro padre para que terminara la carrera, total…. que se murió el año pasado, con diecinueve años, estampado contra un poste... todavia tomaba las pastillas, pero en forma de “Yoplait, yogurt líquido ¡la nueva manera de tomar medicinas!". Tom, mi hermano de 17 años está en América, y este no vuelve, vamos, como que se queda ahí haciendo de las suyas… Y yo….. bueno aquí estoy dejandoos unas palabritas en un papel que he encontrado casualmente por un cajón y que resulta que empecé a escribir con cero años, que fuerte!!
Bueno... y la verdad es que encontré esto cuando en realidad lo que estaba buscando entre cajones es la herencia de mis padres, que resulta que la han palmao tambien y yo me enteré por la necrológica que vi en un periodico atrasado y que cuando la encuentre, me voy pal notario y a volaaaaar! Papelito, aquí te quedas, si alguien quiere hacer un avioncito con él, pues que lo haga, si alguien lo quiere leer, pues que lo lea, si alguien se quiere limpiar el culo...

bueno, pues eso, que me voy, adiós! :-). (Que ida de olla) Fin de la historia.

Escrit per Marta Torres